Me merezco lo mejor. Cómo la infertilidad nos roba la seguridad o viceversa

Con los años, una va descubriendo cosas…y cuando trabaja en este mundo maravilloso de la interacción de las emociones en nuestro cuerpo físico, aún descubre muuucho más. He de reconocer que soy una APASIONADA de lo que hago, y que ayudar a que otros tomen conciencia de lo que ocurre cuando la mente, la emoción, la energía, interfiere en nuestro cuerpo…para mí eso es importantísimo!!! Tomar conciencia, darnos cuenta, abrir los ojos ya de una vez, de que NO somos un cuerpo aislado, que no somos unos ovarios que van por libre, o unos testículos que hacen lo que quieren…. Porque NO es así, somos un todo, un conjunto maravilloso, que funciona a la perfección, solo hay que saber escucharlo y sobre todo, hay que saber tratarlo bien, hablarle bien….La felicidad es la fertilidad?

Por eso hoy os dejo un texto que habla del merecimiento. Porque TODOS nos lo merecemos.

Porque todos nos merecemos todas las cosas buenas que nos pasan.

Porque sí, a ti, te pasan cosas buenas, muuuchas cada día, quizá no estemos atentos, y no las apreciemos, eso puede ser, pero que ocurren, ocurren…

El solo hecho de levantarse de la cama, nosotros solos, sin ayuda, poder andar, tener dos piernas y dos brazos para valernos por nosotros mismos, porque hay otros que no pueden!!!! Realmente somos agradecidos?

Estoy segura de que hoy, seguro, has sonreído, algo te ha despertado una sonrisa, DISFRÚTALA.

Pero sobre todas las cosas, lo que tenemos que hacer es querernos, qué fácil de decir y qué difícil de hacer, verdad??

En el grupo de meditación Mindfulness que dirijo, hay una meditación en la que trabajamos la compasión, la autocompasión, es decir, el amarnos, el desearnos todo lo bueno, el querer en lo más profundo de nosotros, que todo nos vaya bien, que tengamos salud física y emocional, que estemos en paz…

Y cuando hacemos esta meditación, se despiertan muchos de nuestros fantasmas!!! Porque nos damos cuenta, que nos cuesta muy poco desearles ese “estar bien” a las personas que queremos, pero que nos cuesta la vida, cuando nos lo tenemos que desear a nosotros mismos…curioso, verdad…

Esto nos tiene que hacer reflexionar, cuanto menos!!!

A la persona que más tengo que querer en esta vida, es a MI!!!

Si no me quiero a mi, cómo voy a querer a los demás?? Qué les puedo ofrecer??

Quizá no les ofrezco amor, sino posesión….

Esto son pensamientos muy personales que quiero compartir con vosotros…pero queridos míos… cada uno tiene que andar su camino y vivir sus experiencias….

Pero lo que quiero deciros, sobre todas la cosas, que antes de querer tantísimo a ese bebé que no ha llegado todavía, antes de querer tantísimo quedarme embarazada, quizá, lo que debería hacer es quererme a mi, no? Para así poder ofrecerle a ese ser que está por venir, que casi seguro que vendrá un día, poder ofrecerle amor del bueno, y no del contaminado por mi mente y mi desamor hacia mi misma….

Y si empezamos en este camino de la infertilidad por ahí? Por quererme, por desbloquear esos sentimientos hacia mi… y sobre todo, por eliminar la culpa, porque DA IGUAL lo que hayas hecho, tú NO tienes culpa!!!!

Os dejo un texto precioso que no conozco el autor, pero que le robé a Gabriela Cunha, porque me pareció muy útil y maravilloso, para tomar conciencia de nuestras resistencias, y para empezar a aprender a mirarnos con un poco más de amor

“ Yo me merezco todo lo bueno!

No “algo”, no “un poquito” sino “TODO LO BUENO”.

En este momento, disuelvo cualquier pensamiento negativo o restrictivo.

Me libero y disuelvo todas las limitaciones del pasado.

Soy libre de cualquier miedo o limitación de la sociedad en la que vivo.

Me libero de todo tipo de limitación.

En mi mente tengo libertad absoluta.

Ahora entro a un nuevo espacio en la conciencia, en donde me veo de forma diferente.

Estoy creando nuevos pensamientos acerca de mi ser y de mi vida.

Mi nueva forma de pensar se convierte en nuevas experiencias.

Ahora sé y afirmo que formo una unidad con el Próspero Poder del Universo.

Y por lo tanto recibo multitud de bienes.

La totalidad de las posibilidades está ante mi.

Merezco la vida, una vida buena.

Merezco el amor, abundante amor.

Merezco la salud. Completa y total salud.

Merezco vivir cómodamente y prosperar.

Merezco la alegría y la felicidad.

Merezco la libertad, la libertad de ser todo lo que puedo ser.

Merezco muchas cosas más que todo eso: merezco todo lo bueno.

El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias y yo acepto la abundancia de esta vida con alegría, placer y gratitud.

Porque me lo merezco, lo acepto y sé que es verdad.

Así Es.

Hecho está!”

Hacedlo todos los días, repetidlo durante por lo menos 21 días, para que nuestra mente y nuestra alma tomen buena nota….

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
Una Respuesta
  1. 22 noviembre 2016

Deje un Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

CERRAR