Congelación de esperma: cuando, como y sus riesgos

La criopreservación o congelación de esperma es una técnica utilizada en tratamientos de reproducción asistida con la finalidad de preservar la fertilidad del hombre. La muestra de semen es tratada, congelada y almacenada en bancos de esperma para poder ser utilizada posteriormente en tratamientos de inseminación artificial o de fecundación in vitro.

¿En qué casos está indicada la congelación de esperma?

Esta técnica está indicada en pacientes oncológicos que van a someterse a tratamientos de quimioterapia o radioterapia con el objetivo de preservar su fertilidad y poder utilizarlo posteriormente en caso necesario.

También se debe congelar esperma si el paciente decide realizarse una vasectomía, por si en un futuro deseara ser padre.  En este caso es recomendable congelar algunas muestras por precaución antes de someterse a la vasectomía. No obstante, si el paciente ya se ha hecho la vasectomía sin congelar esperma y se replanteara la paternidad podría someterse a una biopsia de testículo para obtener esperma directamente del tejido testicular donde se forman los espermatozoides.

 

Aquellas pacientes que estén sometiéndose a un tratamiento de fertilidad y cuyas parejas no vayan a poder acudir a la clínica el día que se necesite la muestra de semen podrán congelar esperma previamente.

Cuando la cantidad de espermatozoides al realizar un seminograma es muy baja es aconsejable congelar varias muestras de esperma antes del tratamiento de Fecundación in vitro para asegurarnos que el día de la punción ovárica se disponga de suficientes espermatozoides para fecundar los óvulos.

Algunas parejas que se encuentran en tratamiento de fertilidad prefieren congelar esperma, aunque el día de la inseminación artificial o de la punción ovárica se vaya a utilizar una muestra de semen en fresco. Es una opción a tener en cuenta por si surgiera cualquier imprevisto ese día, ante la presión de obtener la muestra ese día o si se tienen dificultades para eyacular. Esto les proporciona una mayor tranquilidad a la pareja.

¿Qué debo hacer si voy a congelar esperma? Obtención de la muestra

Antes de obtener una muestra de semen para congelarlo, el paciente deberá aportar serologías actualizadas (HIV, HVB, HVC, Sífilis, etc.) para que la muestra sea procesada con seguridad en el laboratorio de andrología.

Es importante que el varón acuda el día de la congelación de semen con 3-4 días de abstinencia sexual, es decir, debe estar unos 3 o 4 días sin eyacular para asegurar la máxima calidad del esperma. No es conveniente estar más días sin eyacular ya que su calidad se ve perjudicada, podríamos decir que el límite se encuentra entre 2 y 7 días.

La muestra de semen se obtendrá por masturbación y en las máximas condiciones asépticas posibles. Se deben lavar las manos con jabón previamente y para recoger la muestra se utilizará un vaso estéril con rosca que podéis encontrar en cualquier farmacia, procurando recoger la muestra por completo y que no se derrame ninguna fase del eyaculado fuera del vaso. Es importante cerrar bien el envase estéril una vez recogida la totalidad de la muestra.

En el caso de que prefiráis obtener la muestra en el domicilio particular, intentad llevarla a la clínica en el menor tiempo posible y que ésta mantenga su temperatura. Puedes llevarla cerca del cuerpo, en un bolsillo interior para que se mantenga a 37ºC. Si va a transcurrir más de una hora y media des del momento de la obtención de la muestra hasta que llegue al laboratorio, es aconsejable que se obtenga directamente en la misma clínica.

Proceso de congelación de esperma

En el laboratorio, una vez analizada la muestra, se procede a su congelación. Para ello se añade a la muestra un crioprotector específico con la finalidad de evitar daños celulares a los espermatozoides por el proceso de congelación. Esta mezcla se reparte en criotubos o pajuelas que se someten a una disminución paulatina de la temperatura hasta alcanzar los -196ºC gracias al nitrógeno líquido. Los criotubos son almacenados en tanques de nitrógeno líquido.

Riesgos de la congelación de semen

La congelación de esperma no tiene ningún tipo de riesgo para el paciente, ya que únicamente debe obtener una muestra de semen por eyaculación.

Durante el tiempo que los espermatozoides se almacenan congelados su calidad no se ve afectada, por lo que una muestra puede permanecer congelada sin límite de tiempo. No obstante, es durante los procesos de congelación y descongelación del esperma cuando los espermatozoides pueden sufrir daños por el proceso. Por ello, se utilizan crioprotectores que minimizan estos daños.

Tras el proceso de descongelación del esperma, el número de espermatozoides vivos o su movilidad pueden verse mínimamente alterados. En el caso de muestras de buena calidad esto no compromete la calidad del esperma ni se disminuyen las probabilidades de éxito del tratamiento de fertilidad. En el caso de las muestras de muy baja calidad espermática, las alteraciones se reflejaran de forma más acusada aunque hay que tener en cuenta que para estas muestras se prescriben tratamientos de FIV, por lo que el número de espermatozoides necesario es mucho menor que en los tratamientos de inseminación artificial.

Además, la edad del paciente no influye en los resultados de la congelación y descongelación de esperma, por lo que no existe una edad límite para congelarlo.

Te puede interesar:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sea el Primero en Puntuar)
Cargando…
2 Comentarios
  1. 23 octubre 2017
    • 25 octubre 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies