¿Está sobrevalorada la Felicidad?

Pregunta con la que me levanto hoy.

Pregunta que aparece en mi cabeza tras leer un texto de mi querida y genia, Marian Cisterna:La felicidad es la fertilidad?

“La felicidad ni se persigue, ni se alcanza.

No es un estado de ánimo ni un sentimiento que con un golpe de cadera destrona sensaciones pesimistas.

Ser feliz es una elección, un estilo de vida.

Alguien que elige ser feliz es consciente de que hay momentos duros, noticias terribles e injusticias. Todos los días, en cualquier rincón del mundo y a la vuelta de la esquina.

Podrá ayudar, resolver y ver el fondo de las personas que nadie ve. Comprender, empatizar… no juzgar sin haber hecho este ejercicio de reflexión antes.

Una persona que acepta esto, permitiendo que otros sentimientos se cuelen haciéndonos más expertos y sabios, podrá observar el brillo de la felicidad con plenitud.

Un brillo que no dura siempre. Es fugaz. Como el atardecer o como la bruma.

Pero ocurre. Hay momentos preciosos, pequeñas cápsulas que contienen instantes mágicos.

Y estos nos han de servir para cargar las pilas, para decir “Este viaje merece la pena”… para cambiar nuestra percepción ante la vida y disfrutar de lo pequeño, de lo natural… de lo que ya tenemos y no apreciamos.

La Felicidad debería ir al Registro y cambiarse el nombre, porque lo han utilizado tanto que lo han desgastado… y anhelamos tanto de ella, que la espera a veces, defrauda.

No esperes. Empieza hoy.”

En busca de la Felicidad

Marian describe a la perfección qué es la felicidad…. Bajo mi punto de vista, claro…

Y mi cabeza piensa… quizá estamos esperando demasiado de la felicidad? Quizá nos estamos perdiendo la felicidad de las pequeñas cosas, porque estamos esperando esa felicidad con mayúsculas? Estoy convencida de que sí, de que nos hemos perdido la felicidad mirando hacia otro lado, esperando grandes fuegos artificiales, cuando la felicidad está en el desayuno de esta misma mañana, leyendo el periódico…

En el artículo anterior, os hablaba de las emociones, especialmente de la tristeza, quizá toca ahora hablar de la alegría, porque esperamos demasiado, y eso nos puede llevar a tener la sensación de fracaso… cuando NO es así….

Parece que todos queremos solucionar nuestras tristezas YA, que no queremos estar tristes, queremos que la alegría viva eternamente con nosotros, pero eso, queridos, es imposible, bueno sí, es posible, pero seguro que es una enfermedad y tiene un nombre raro….

Lo que quiero decir, es que la felicidad está mucho más cerca de lo que creemos, que es mucho más normal de lo que imaginamos, y que la felicidad no es eterna, aunque no nos guste leer esto…

Por eso la pregunta del título, realmente la felicidad está sobrevalorada? Pues decididamente, sí, lo está! Y buscamos tanto esa felicidad que dejamos de ser felices buscándola, que paradoja, no?

Párate un poco, deja de buscar, disfruta de lo que tienes, ahora mismo, leyendo estas letras, sé consciente de lo que te están aportando, lo que estás aprendiendo… qué has hecho hoy, qué has hecho esta semana… has disfrutado con alguna actividad… tienes en mente cosas que quieres hacer y que nunca te lanzas…. Hazlo…lánzate, quizá no sea maravilloso, o si… VIVE, solo eso, vive!

Encontrar la Felicidad

La felicidad la puedes encontrar en cualquier parte, no necesariamente tienes que ser guapa o rica, o tener ese coche, o esa casa en el campo tan maravillosa…. Porque hay mucha gente que tiene todo eso y no es feliz… y sí, también hay hombres y mujeres que tienen hijos, y aun así, no son felices…. Sé que ahora estás buscando un embarazo, y que para ti la felicidad completa sería quedarte embarazada, pero te puedo asegurar que quedarte embarazada no te garantiza la felicidad, porque esto que has vivido y sufrido antes de llegar a tu hijo, lo olvidarás, y vivirás la maternidad como cualquier hija de vecina, con sus pros y con sus contras, con su momentos felices y con sus momentos de tristeza, y con miedospero es que ESO es la vida!! Seas madre o no, seas padre o no, seas rico o no, estés sano o no…. Como bien dice Marian Cisterna, la felicidad depende de uno mismo, y no de lo que sucede alrededor, porque la felicidad la eliges, es así de simple, y justo en el momento que entiendes esto…ya está…. La felicidad vive más cerca de tu casa…

Y sí, Marian, hay que cambiarle el nombre a la felicidad, es demasiado pretencioso este nombre. Yo lo llamo EQUILIBRIO, este sí me gusta y se parece más a lo que yo entiendo por felicidad, estar en paz, buscar esos momentos de equilibrio, estar en sintonía con lo que piensas, sientes, haces y dices. Con sus días buenos y malos, y momentos tranquilos y otros horribles, sí, pero es que eso es la vida, sal, azúcar y limón… y aceptar, y llorar y reír…eso es la vida, no busquéis más allá, es más sencillo de lo que parece…

Gracias Marian por este maravilloso texto, que me ha permitido reflexionar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 3,00 de máximo 5)
Cargando…
12 Comentarios
  1. 6 septiembre 2016
    • 19 octubre 2016
  2. 3 septiembre 2015
    • 20 septiembre 2015
  3. 22 agosto 2015
    • 22 agosto 2015
  4. 11 agosto 2015
    • 15 agosto 2015
  5. 10 agosto 2015
    • 15 agosto 2015
  6. 9 agosto 2015
    • 15 agosto 2015

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies