Experiencia de un valiente el día del Seminograma (leer con humor)

Esta es una de LAS grandes preguntas que me hago yo…. Y muchas mujeres… pero también otros hombres…. ¿Cómo vivirán otros lo mismo que me pasa a mí? ¿Cómo vivirán que cueste tanto conseguir un bebe? Como siempre he dicho, vosotros, los hombres, sois los grandes olvidados, se os hace el Seminograma, poco más y venga, “hasta luego”…todos a enfocarse a la mujer… y el hombre, se siente un espectador de su propia vida.Experiencia de un valiente el día del Seminograma

Pues bien, he conseguido que un valiente nos cuente su historia, una pequeña parte (porque él tiene MUCHO que contar….ya lo convenceré para que os cuente más cosas…)

Así relata, uno de vosotros, un valiente como la copa de un pino, la experiencia de un día “especial”, el día de la realización del Seminograma, disfrutadlo, porque de verdad que es maravilloso….

“Permitidme que comparta con vosotros -en tono de humor- lo que me ha pasado hoy relativo al tema que nos une…

Vaya por delante el decir que en situaciones dramáticas, me da la risa floja, y los que lo vean de fuera pensarán que soy un psicópata… Que no lo soy, pero… ¿Y si sí? 

Hoy tenía que dar una muestra de mis “soldaditos del amor” (hacer un seminogama, para entedernos).Cosa un poco rara (hablo por mí) para los hombres.

Todos saben a qué vas, y te miran con una mezcla de picardía y asquete a partes iguales… 

Llego al hospital (solo tenía un sms indicando lugar y hora). Ante la duda, cuatro (interminaaaables) días de abstinencia. Me dirijo a la enfermera y le digo que vengo a entregar una muestra, pero que la tengo que proporcionar. Me dice que me dirija al puesto ocho… De un total de 15, uno al lado de otro, con enfermeras sacando sangre…Y pienso… Err… Mmm… Qué violento todo, ¿No? 

Como uno ya es un guerrillero de estos temas, me acerco con cara de dispuesto a todo, y la enfermera me mira y me dice que primero me extraerá sangre (respiro aliviado, y ella también). Que elija brazo… Le digo que, puesto que tengo que hacer la extracción, mejor el izquierdo (soy diestro). Me sonríe (con la mezcla citada anteriormente). 

Posteriormente, una enfermera mayor me sonríe y me dice que la siga (con un poco de miedo la sigo). No es mi tipo ni de mi edad…Lleva como tres pañales en la mano. Me empiezo a temer lo peor… Me lleva a una cuqui sala con una tele y (al loro) un sofá forrado de pañales de esos de los que ponen en las camas de los hospitales… 

Mi experiencia es que si la tele funciona, nunca llueve a gusto de todos; si hay algo en ella, hay que esperar al momento interesante. Y luego, que se refleja toda la habitación, incluido el sujeto en cuestión… 

En este caso, no funcionaba. Así que tuve que tirar de imaginación. Menos mal que a uno le funciona bien… Y la imaginación también… 

Me dice que si lo mancho, que lo tire a una papelera. Yo pienso que ni que fuera un cachalote, y que con proporciones bíblicas, igual sí se mancha… 

En estos momentos, la enfermera o enfermero deberían sacar su palo y empujarte al interior; todos sabemos a qué vamos y es curioso cómo se toma cada uno eso de la “normalización”.  Las medias sonrisitas dibujadas en las caras de ellos a mí, lejos de incomodarme, hacen que me entren unas ganas enormes de soltar carcajadas y hacer comentarios jactanciosos (“Oiga, ¿qué hago si no cabe todo aquí? ¿Lo puedo poner boca abajo? ¿Tenéis películas de Disney? ¿Le importaría mirarme lascivamente un momento?”).

Entiendo que a otros les pueda incomodar esto de hacerse un seminograma; es poner a la luz una intimidad interesante. 

Terminada la faena, me pierdo por el hospital con mi frasquito… Los hombres nos orientamos bien, pero necesitamos sangre en el cerebro… Encuentro el sitio, lo entrego todo y me marcho, con la sensación del deber cumplido… Hay que tomárselo a risa… 

Personalmente creo que parte del problema es la forma de obtener la muestra; es completamente antinatural, y creo que el día que alguien piense en una forma “natural” de recogerla (básicamente, teniendo una relación), mejorarán todos los datos de muestreo. 

En estos temas, los chicos realmente parece que tenemos poco que aportar desde el punto de vista físico. Realmente todo se ciñe a “la muestra” que se toma en el seminograma, y a cuidar nuestra salud para que “la muestra” esté bien; hacer deporte, tomar cosas que mejoren el recuento, la movilidad… Quizá mucha gente se estrese porque es como aprobar la carrera en un solo examen a una sola pregunta.” 

Querido Javi, GRACIAS, sé que aparecerás en este blog más de una vez, porque te atreves a hablar muy claro, eres capaz de sacar hacia afuera tus sentimientos (que no es fácil) y además, le pones el toque de humor que todos necesitamos….GRACIAS

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
2 Comentarios
  1. 14 septiembre 2017
  2. 12 septiembre 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies