Hormonas del Ciclo Menstrual. Cómo entender tus ciclos

Hermosas míasssss, hoy el artículo va para vosotras y por vosotras!!!!! Hoy os hablamos de cómo funcionan las hormonas durante el ciclo menstrual, ya sabéis que lo que más me gusta del mundo es que la mujer, el hombre, que viene a mi consulta ENTIENDA cómo funciona su cuerpo, porque la información es poder, y el poder lo tiene que tener UNO mismo, así que os dejo con las palabras de nuestra embrióloga Neus Ferrando explicando cómo funcionamos:Hormonas del Ciclo Menstrual

¿Cómo regula nuestro cuerpo el ciclo menstrual?

La regulación del ciclo menstrual es llevada a cabo por el hipotálamo, la hipófisis y los ovarios.

El Hipotálamo es una región del cerebro encargada de coordinar conductas esenciales. Éste produce la hormona GnRH que regula la liberación de otras hormonas por parte de la hipófisis. La Hipófisis, situada en la base del cerebro, libera la hormona folículoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH).

La FSH y la LH actúan sobre los ovarios de distinta forma. La FSH se encarga de estimular la maduración del óvulo, mientras que la LH regula la ovulación, induce el desarrollo del cuerpo lúteo y la maduración del folículo, que envuelve al óvulo.

Los ovarios, a su vez, sintetizan estrógenos y gestágenos. El gestágeno más importante que sintetiza el ovario es la progesterona, mientras que el estrógeno más importante es el estradiol. Éstas hormonas se encargan de estimular al útero para que se engrose el endometrio y así poder albergar al óvulo fecundado iniciándose el embarazo.

Las hormonas durante el ciclo menstrual

Durante el ciclo menstrual pasamos por cuatro fases muy diferentes: menstrual, preovulatoria, ovulatoria y premenstrual. No solo se producen cambios físicos en nuestro cuerpo durante estas fases, también se desencadenan cambios a nivel emocional como explica maravillosamente Toñi Gonzalez en “Nuestro Ciclo Menstrual“. No obstante, en este artículo vamos a centrarnos en las hormonas que producimos durante el ciclo menstrual y los cambios físicos que ocasionan en nuestro cuerpo.

Al iniciarse el ciclo menstrual nuestra hipófisis empieza a sintetizar y liberar la hormona FSH. Esta hormona estimula a los ovarios para que produzcan óvulos maduros, actúa concretamente sobre los folículos ováricos, que contiene los óvulos, para que empiecen a desarrollarse y sinteticen estrógenos.  El nivel de estrógenos en sangre a partir de este momento comienza a incrementarse a medida que los folículos ováricos crecen, lo que provoca que al endometrio le lleguen suficientes nutrientes y sangre para ir engrosándose.

Los folículos ováricos continúan su desarrollo, aunque solo uno de ellos se convertirá en el folículo dominante; será aquel que posea una mayor capacidad de respuesta a la FSH y que se estimule más fácilmente por ésta. El folículo dominante se reconoce claramente en una ecografía, ya que es el de mayor tamaño en uno de los ovarios, y es el que expulsará al óvulo maduro en el momento de la ovulación.

Los altos niveles de estrógenos propician la segregación de una mucosidad cervical blanquecina que ayuda al esperma a avanzar en su camino por el útero y las trompas hasta encontrar al óvulo. Los espermatozoides pueden sobrevivir en esta mucosidad durante varios días.

Otra de las funciones de la FSH es el aumento del número de receptores de la hormona LH en los folículos ováricos, aumentando su sensibilidad a la LH.

Unos tres días antes de la ovulación se produce un aumento rápido de los niveles de estrógenos que provocan una liberación masiva de hormona LH alcanzando su máximo nivel (pico de LH). Unas 36 horas después del pico de LH, el folículo dominante libera al óvulo que contiene produciéndose la ovulación. En este momento nos encontramos en el día 14 del ciclo, en el caso hipotético de un ciclo de 28 días.

El óvulo liberado se dirige a la cavidad perineal, donde es atrapado por las digitaciones de las trompas de Falopio e inicia su viaje a través de las trompas hacia el útero.

Al liberar al óvulo, el folículo ovárico dominante se transforma en el cuerpo lúteo y se encarga de producir estrógenos y sobre todo progesterona. La hormona LH es necesaria para mantener la función del cuerpo las siguientes dos semanas del ciclo menstrual.

Si el óvulo es fecundado por un espermatozoide y el embrión se implanta en el útero, el cuerpo lúteo mantiene su función liberando estrógenos y progesterona hasta el comienzo del tercer mes de gestación, cuando empieza a degenerar lentamente.

La progesterona es sintetizada por el cuerpo lúteo y, en caso de embarazo, también por la placenta. En la segunda parte del ciclo menstrual empiezan a aumentar los niveles de progesterona en nuestro cuerpo, produciéndose su pico máximo el día 21 del ciclo. La progesterona prepara al endometrio para la implantación del embrión, induciendo los cambios madurativos que provocan que el endometrio pase de ser proliferativo a secretor y haciendo que se engrose más.

Por el contrario, si el óvulo no es fecundado el cuerpo lúteo desaparece por completo en unas dos semanas y al dejar de producir progesterona el endometrio se desprende y se produce el sangrado por menstruación iniciándose un nuevo ciclo menstrual.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
Una Respuesta
  1. 14 Mayo 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies