El Horrible día de la Madre: Testimonio de una mujer

Hermosas… sé que hemos pasado uno de los días más difíciles para vosotras… el día de la madre, el puñetero día de la madre… sé que no es nada fácil, porque el mundo te vuelve a recordar que TODAVÍA no lo eres… y justo ese día, una de nuestras valientes escribió estas palabras, que estoy SEGURA os va a ayudar, porque ella también ha sufrido ese día… Os dejo con las palabras de Raquel:

El Horrible día de la Madre: Testimonio

Testimonio de una futura mamá en el día de la madre

“Cuando todo esto empezó, no tenía ni la menor idea de la estrecha relación que existía entre el sistema nervioso, el sistema endocrino y el sistema inmunológico. Ahora, creo que podría graduarme cum laude en Medicina Interna.

Cuando todo esto empezó, perdí la cuenta de la cantidad de médicos incapaces en puestos de responsabilidad que consulté y me ignoraron. Ahora sé que si ellos me hubieran dado la respuesta, nunca hubiera logrado el empoderamiento que tengo hoy gracias a la bióloga y maestra Toñi González.

Cuando todo esto empezó, pensaba que tenía una alimentación sana con la famosa dieta mediterránea y comiendo “un poquito de todo”. Ahora sé que el gluten, la leche, la soja, el azúcar, las harinas, los fermentados, las levaduras y otros tantos productos pro-inflamatorios no podrán volver a formar parte de mi repertorio habitual nunca más.

Cuando todo esto empezó, mi inmunidad estaba tan completamente loca, que atacaba órganos vitales y obviaba infecciones de repetición una y otra vez. Ahora he vivenciado en primera persona que la salud va mucho más allá de la mera ausencia de enfermedad.

Cuando todo esto empezó, aparentemente estaba en mi peso ideal con 58 kilos y sin embargo parecía haber nacido cansada. Ahora, apenas paso de los 50 y me siento más viva que nunca.

Cuando todo esto empezó no tenía, según el criterio de ciertos profesionales sanitarios, ninguna carencia nutricional o vitamínica. Ahora sé que sin la medicina ortomolecular, los probióticos, la glutamina y el folato, difícilmente hubiera conseguido revertir la situación orgánica tan comprometida que tenía.

Cuando todo esto empezó, era la loca de los aromas. Ahora no entra ni un p. parabeno en mi casa ni en mi piel.

Cuando todo esto empezó, me recomendaron una resonancia magnética cerebral para descartar que un tumor cerebral, fuera el responsable de semejante jaleo hormonal. Ahora sé que las horas que pasé hasta que tuve el resultado tranquilizador, fueron la mejor lección de paciencia y autocontrol que pude recibir.

Cuando todo esto empezó, mis venas eran como cristal de Swarovski. Ahora tengo tal callo en ellas de los pinchazos, que parecen de acero.

Cuando todo esto empezó, lloré muchas lunas tu ausencia y ni en las noches más oscuras se veían las estrellas. Ahora sé que eres un ser tan generoso, que todavía no habías llegado y ya me estabas cuidando.

Cuando todo esto empezó, algunos atrevidos con alma de psicólogo amateur, se permitieron la licencia de juzgarme y darme consejos no pedidos. Ahora sé que quizá tenían algo de razón, pero que hubieran estado infinitamente más guapos callados.

Cuando todo esto empezó, no le conté nada a mis padres para no preocuparles. Ahora sé que no he podido tener mejor ejemplo para ejercer mi futura labor.

Cuando todo esto empezó, tenía unas amigas y compañeras de trabajo extraordinarias. Ahora sé que no hay agradecimiento suficientemente para expresar que sin ellas esto nunca hubiera sido posible.

Cuando todo esto empezó, estaba casada con un gran hombre. Ahora sé que también es mi héroe.

Cuando todo esto empezó, éramos la clásica feliz pareja de recién casados que anhelaban ser padres. Ahora somos dos personas completamente diferentes que han vuelto a descubrirse en una dimensión de amor que no hubieran conocido de otra forma… Quizá, como en aquella famosa cita de Murakami, de eso trataba esta tormenta.

Cuando todo esto empezó, odiaba mi cuerpo y mente porque no dejaban de dolerse y a mí misma por creer equivocadamente que no conseguiría sanarlos. Ahora sé que cuando logré perdonarme, ocurrió el milagro y llegó una preciosa fiesta a mi vientre que ya tiene nombre propio... Feliz Día de la Madre, al fin..”

Ella misma os hace un resumen de su caso:

“Llevaba varios meses buscando un embarazo de manera divertida sin ningún éxito. Todos los médicos me decían que no teníamos ningún problema y que debíamos “relajarnos”. Pero la intuición de una mujer es sabia y yo sabía que algo andaba mal, aunque no la dimensión de ello. La vida me regaló encontrarme a Toñi en el camino y con su asesoramiento descubrí varias enfermedades crónicas que dificultaban la concepción. Desde el primer momento, nos ayudó desde su sabiduría profesional y su inmenso amor personal. Hoy, celebro mi primer día de la madre gracias a ella. No es cuestión de “creencias”. Es ciencia pura y dura. Su método, FUNCIONA. Un abrazo enorme a todas las valientes y si habéis llegado hasta aquí, confiad porque estáis en las mejores manos para hacer vuestro sueño realidad.”

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
3 Comentarios
  1. 18 octubre 2017
    • 25 octubre 2017
  2. 26 mayo 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies