Hoy estoy mal, y qué!?

Pues sí, así quiero empezar con mi artículo de hoy. TODOS pasamos por malos momentos, todos, a unos les pasan unas cosas, a otros, otras… aquí no hay dolores mejores ni peores, no hay sufrimientos comparables, ni hay enfermedades más o menos dolorosas… porque todo depende de cómo lo vive cada uno. Es así de simple…¿Serás buena madre? ¿Eres buena hija?

Y sí, yo también tengo malos momentos, yo también tengo malos días, malas semanas y malos años… insisto, todos, unos con más o menos suerte, vamos tramos de nuestra vida acompañados del dolor, sea del tipo que sea…

Y sabéis qué pasa, que parece que tengamos la obligación de estar siempre bien, que siempre tenemos que ser felices, o por lo menos, demostrarlo, y la verdad, no me da la gana, eso es agotador…

Muchos de mis pacientes me escriben, me llaman, cuando tienen un negativo y lo único que puedo y debo decir, es que pasen por esa fase, que lloren lo que haga falta, que se enfaden, que chillen, que dejen de creer, de tener fe…. Todo está permitido, porque es TU dolor, y porque mereces expresarlo, aunque para el que tienes al lado sea una chorrada por lo que estás mal, ESO DA IGUAL, para ti es importante, y eso, es suficiente.

Vivimos en una sociedad en la que llorar está mal visto, aunque cada vez menos, menos mal…. Si estás en la mesa de un restaurante, con tu pareja, y te pones a llorar, las mesas de al lado te miran como si fueras un bicho raro… y ala, ya tienen tema de conversación para toda la velada….

Qué pena…. Qué pena que algo tan natural como expresar tus sentimientos, sea algo TAN llamativo y TAN raro… qué pasa, que esas personas que están en la mesa de al lado, nunca han llorado??

Seamos sinceros, qué hacemos si somos nosotros los que estamos en un restaurante y vemos a la persona de al lado llorar? Cada uno que se responda a sí mismo…

Y además añado, a los que están con nosotr@s cuando estamos mal, cuando lloramos, cuando nos desesperamos, les da pánico, porque NO saben qué hacer!! Por eso nos llevamos tan mal con los sentimientos ajenos…. Porque no sabemos qué hacer, o qué se espera de nosotros…

Seguro que os ha pasado… cuando erais pequeños, y de repente, en un parque, estás corriendo y de repente te caes….te pones a llorar, claro, sobre todo porque te asustas…. Y de repente viene tu madre, tu padre, tu abuela… lo primero mira si estás bien, y luego se enfada contigo, e incluso te suelta alguna regañina, sino algún cachete…. Esto es producto del miedo!! Y de no saber manejar las emociones, vale…

Como os decía al principio, todos tenemos derecho a tener un mal día, a no ser tan fuertes como parecemos, tenemos derecho a hundirnos… porque a veces, uno se cansa, y no hay más, no hay que darle más vueltas.

Si quedas con una amiga, que quiere contarte con el calvario que está pasando, porque no se queda embarazada, es normal que llore, es normal!!!! Y no tenemos que decirle que no pasa nada, que no llore ( yo sé que se hace con todo el amor del mundo, y con toda la buena intención del mundo), pero estamos reprimiendo las lágrimas de una persona que necesita soltarlas, porque si no un día, explotará…

Y no seamos egoístas, porque nos sintamos incómodos con alguien que esté llorando… si no sabes qué hacer….( nadie te ha pedido que hagas nada)…. Solamente escucha, estate ahí, nada más… no tienes que ser el más gracioso del mundo, ni tienes porque hacer reír al que está llorando, porque NECESITA llorar…

Uf menudo rollo os he soltado!!!

Pero es que lo veo tanto…lo mal que llevamos el sufrimiento de otros, sé que no es fácil estar en la otra parte, y que cada uno hace lo que puede o lo que sabe… pero es sencillo, solo tienes que ESTAR, nada más….

Y a tod@s vosotr@s que necesitáis llorar, enfadaros, gritar, pegar un puñetazo a una almohada (por favor), lo que sea… sacadlo… no os guardéis NADA, porque eso se va acumulando, poco a poco, hasta que esas lagrimas empiezan a desbordarse, y entonces, ahí, se vuelve más difícil poder controlar nada…

Si nos caemos, tenemos que DARNOS el permiso a estar en el suelo, el tiempo que necesitemos, y el tiempo de cada uno, es el de cada uno, y punto. Tenemos toda la vida para levantarnos…

No tengo porqué salir de un tratamiento de reproducción asistida y al mes siguiente hacer otro, si necesito parar, tomar aire, puedo hacerlo, solo depende de MI, de lo que yo quiera o sienta.

Es importante parar para SENTIR, para saber qué nos está pasando, para saber qué necesitamos…. Y no dejarnos llevar por el río de la prisa y de que los demás dicen que es “normal”.

Aquí no hay nada normal, querid@s, nada…

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 4,75 de máximo 5)
Cargando…
2 Comentarios
  1. 15 Junio 2016
    • 8 Agosto 2016

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies