¿Confías? Deberías… La Confianza, sana!

Hoy tengo muchas ganas de explicaros una cosa que me ha sucedido esta semana, en varias ocasiones en la consulta, ha salido la palabra CONFIAR.¿Confías? Deberías... La Confianza, sana!

La he dicho, me la han dicho, la he sentido, la han vivido…. La verdad es que para mí, que mis pacientes confíen, es necesario, es imprescindible para que un proceso tenga éxito. Y me explico….

La confianza

La mujer o el hombre, necesita confiar en el profesional, necesita creer en la persona que tiene delante, por lo menos para mí, es casi imposible trabajar, si la persona que tengo delante no confía en mí, pero no solo en mí, también debe confiar en el proceso. Porque finalmente, confiará en él, o ella misma, en su cuerpo, en sus posibilidades de ser madre o padre. Me entendéis?

Me encuentro en la consulta a muchas parejas desencantadas con los profesionales que los han tratado, desencantados con las técnicas…. Hartos de los procesos….y esto lo único que consigue es que el porcentaje de éxito se reduzca, consigue que finalmente el paciente no pueda más y lo deje todo, cuando en realidad no han perdido las ganas de ser padres!!!!!! Pero es que no es fácil…. No lo hacen fácil…..

Y da igual de las técnicas que hablemos, da igual si es una fecundación in vitro, que una inseminación, que una terapia psicoemocional….. Da igual, porque en realidad lo que hay detrás es esperanza, hay armas que te van a ayudar a conseguir tu sueño, pero si no confías…. Mal vamos…..

Esta semana hablaba con una de vosotras, y me preguntaba que a qué clínica iba, para hacerse un tratamiento de fertilidad, que si tenía que recorrer toda España, lo haría, pero que quería ir al que yo le recomendara….  Esto es maravilloso, y no quiero meter a mi ego, pero es TAN importante esta química!!!!! Eso me hace casi llorar, claro…. Pero eso es otro tema…

El caso es que confiar, creer, poner toda la carne en el asador, es maravilloso, es necesario, porque querid@s, ESTAMOS CREANDO VIDA!!!!!!! Esto, es un milagro!!!!! Detrás de una fecundación in vitro, hay mucha magia, y quien no la vea…quien no confíe….. Al final, no podrá ver el milagro de la vida….

Y voy más allá, ya os he hablado en muchas ocasiones del “para qué” me sucede algo en la vida, que todo tiene una razón, que las casualidades no existen…. Bien, pues nos ha tocado a nosotros pasar por esto, será por algo, será porque nuestro futuro bebé quiere que aprendamos!!!!! En el camino descubriremos el qué, si estamos atentos, lo sabremos, seguro.

Pues si mi futuro hijo, quiere que aprenda, si tengo que “darme cuenta” de cosas, tengo que trabajar, tengo que ESTAR en este proceso, vivirlo conscientemente y prepararme para ser la mejor madre-padre, para ser SU madre-padre. A veces, cuando creemos que es el final, resulta que era el principio de algo hermoso…

Hoy no sé si me estoy explicando todo lo bien que me gustaría…. Espero que si no queda claro lo que quiero transmitiros, me lo hagáis saber, vale?

Justo también esta semana, dos de vosotras me habéis dicho algo precioso, que estáis deseando que llegue el Domingo para leer los artículos…. Uffff….. Eso es una gran responsabilidad, que a veces da un poco de vértigo…. Pero que me hace, de nuevo, confiar en la vida. Y confiar en que lo estamos haciendo bien…. GRACIAS…..

Y si llega un momento en este camino tan duro de la infertilidad, en el que NO confías, PARA!!!!

Para, toma aire, respira profundamente, puede que necesites respirar un minuto o cuatro meses, da igual, pero para! Busca ayuda, busca a esa persona, a la persona que te haga confiar, porque si dejas de confiar, no dejes de lado el sueño, no te alejes de la posibilidad de seguir buscando a tu bebé, solo tienes que cambiar el plan, nada más, ir por otro camino, pero no cambies de sueño, y sobre todo CONFIA…. La confianza, sana.

Os dejo con unas palabras de Jeff Foster, que me han tocado el alma….

“A veces tienes que comprometerte a sentirte peor con el fin de sentirte mejor.
A veces tienes que perder la esperanza de sentirte mejor, antes de sentirte mejor. A veces el sanar implica mantenerte muy presente a las poderosas olas de sensación que se mueven en tu cuerpo. A veces el cuerpo tiembla, se convulsiona; a veces duele, suda, arde, mientras elimina toxinas, liberando toda la energía.

La mente dice: “Estoy empeorando”. El corazón sabe que estás perfectamente bien.

La verdadera sanación no es la eliminación de los síntomas, entonces, si no el coraje, la confianza, y la conexión con cada aliento, y también saber que los síntomas pueden tomar más fuerza antes de desaparecer. Y aun así, podrías enamorarte de ti mismo tal y como estás en este momento, sin importar el futuro, y podrías caer de rodillas en gratitud, porque se te ha dado un día más en esta preciosa tierra.

Tal vez el hecho de sentirte peor fue lo mejor que te pudo haber pasado. Porque jamás habrías sentido la presencia del amor con tanta claridad, y tu camino nunca habría sido tan evidente, y nunca te habrías sentido tan vivo.”

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
14 Comentarios
  1. 13 diciembre 2015
    • 29 diciembre 2015
  2. 5 diciembre 2015
    • 5 diciembre 2015
      • 29 diciembre 2015
    • 29 diciembre 2015
  3. 2 diciembre 2015
    • 21 diciembre 2015
  4. 30 noviembre 2015
    • 21 diciembre 2015
  5. 30 noviembre 2015
    • 21 diciembre 2015
  6. 29 noviembre 2015
    • 21 diciembre 2015

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies