La Infertilidad es un Síntoma

Pues sí, querid@s, así es: la infertilidad es un síntoma, y sé que para muchos será como una torta en toda la cara, pero es lo que la vida me demuestra… Os cuento cómo se ha gestado este artículo.La Infertilidad es un Síntoma

Viendo esa caja tonta que llamamos televisión, me di cuenta, que dada la época que es (en esta parte del mundo) no paran de sacar anuncios de medicamentos para resfriados, gripes varias, y malestar general.

Uno de los anuncios, por ejemplo, era una mujer que estaba en su trabajo, frente al ordenador, enferma, con fiebre, mocos… fatal…. Y de repente le aparece en la oficina una cama… pero NO, no hace falta esa cama, porque si se toma el sobrecito Gripil (por ejemplo) se solucionarán todos sus males, se le irá la fiebre, los mocos, el malestar general… total, que te tomes el sobre y así puedes seguir trabajando!!!!

Escuchar nuestro cuerpo

Esto, me vais a permitir, pero esto me enfada muchísimo!!!!! Ya hace tiempo que tomé conciencia de que nuestro cuerpo nos habla y que debemos escucharlo, y cuando veo que nos meten por los ojos todo lo contrario…pues me enfada, me decepciona y sobre todo me pone triste, pero vamos andando hacia atrás como los cangrejos… no hemos aprendido nada!!!

Os pregunto a vosotros, no hemos aprendido nada???!!!!!

Os cuento otro anuncio del mismo percal, unos chicos que se van de fin de semana a hacer piragüismo, pero uno de ellos está con gripe y no puede con su alma… pero no pasa nadaaaaa, porque el amigo tiene el sobrecito de turno que le va a solucionar la vida!!!

Uf….Sabéis qué pasa, que esto es muy peligroso, porque cuando la gente caiga enferma se va a sentir culpable porque tiene que parar, y claro, en el mundo maravilloso que vivimos de la prisa, está mal visto PARAR!!

Pero nos hemos vuelto locos!!???

Si tengo gripe, tengo gripe y punto, me quedo en mi casa, me pongo al calorcito, me hago calditos de pollo (que son mano de santo) y DESCANSO, puedo tomarme algún sobrecito si quiero, claro, para llevarlo mejor, pero NO para salir corriendo para irme a hacer piragüismo o irme a trabajar, por Dios!!!!

Y si tengo la mente más abierta (que por suerte cada vez somos más los que la tenemos) quizá lo que tengo que hacer, además de cuidar mi cuerpo, es preguntarme: Qué es lo que me quiere decir mi cuerpo? Este síntoma “para qué” ha aparecido? De qué tengo que darme cuenta, tomar conciencia?

Porque sí querid@s, los síntomas solo son la llamada de atención de algo que no está funcionando bien, quizá necesito descansar más, dormir más, comer mejor, mimarse un poco más, trabajar menos, mirarme un poco más…

Pues lo mismito ocurre con la infertilidad, SOLO es un síntoma de que hay algo que solucionar, algo que llama a gritos mi atención y mi acción…

Siempre, siempre, siempre, la infertilidad es “para algo”, la infertilidad es un síntoma, es una alarma de que algo no anda bien.

Quizá es que mi relación de pareja no funciona, quizá es que mi pareja no quiere ser padre (o madre), quizá es que antes tengo que poner solución a nuestra relación…(esto nos da mucho miedo)

Pero hay cientos de razones de ese “para qué”.

Lo que nos dice el síntoma

A veces la infertilidad es de origen desconocido (ya sabéis que yo no creo en este diagnóstico), pero en otras muchas ocasiones sí hay un síntoma, hay endometriosis, o hay un síndrome de ovario poliquístico, o unas trompas obstruidas, o un esperma que se mueve mal o directamente no hay producción de esperma… solo son SÍNTOMAS que nos quieren decir cosas, y tenemos que ponerles atención, tenemos que empezar a tirar del hilo para saber qué tengo que resolver para que el síntoma se atenúe e incluso desaparezca.

Ya son varios cientos las parejas o mujeres, que han pasado por mi consulta, y siempre hemos encontrado la razón, más allá de lo físico, siempre hemos encontrado el “para qué” de la infertilidad.

Cuando alguien entiende qué le quiere decir el síntoma, ya tiene el poder en sus manos. Es básico tomar conciencia de lo que esconde esa síntoma.

Mirad, para mí es bien sencillo trabajar con la infertilidad, primero hay que tener un buen diagnóstico, mirar todo lo que ocurre a nivel físico (el síntoma), tener esta información es el primer paso para poder sanar. Una vez tienes el diagnóstico, entonces mejorarlo desde varios puntos de vista, a través de la alimentación y terapia ortomolecular, conductas. Y complementarlo con el trabajo emocional, reconociendo el origen emocional y luego trabajarlo. Y así querid@s es como se consiguen los mejores resultados. Sencillo, verdad?

Y si esto se hiciera para TODO tipo de síntomas, no solo para la fertilidad? Pues si esto se hiciera, otro gallo nos cantaría, si nos hiciéramos responsables de nuestra salud, SEGURO seríamos cuerpos y mentes mucho más saludables.

Ale, os dejo con esta reflexión… qué opináis…?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de máximo 5)
Cargando…
4 Comentarios
  1. 7 Enero 2017
    • 10 Enero 2017
  2. 7 Enero 2017
    • 10 Enero 2017

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies