Mente y Fertilidad. Cómo influye tu mente en la fertilidad

Mente y fertilidad. Un tema apasionante, ¿no es cierto? Quiero hablaros de cómo influye la mente en la fertilidad. La forma en que pensamos, las frases que nos decimos a nosotros mismos condicionan nuestra manera de pensar, sentir y eso afecta a nuestro cuerpo, nuestra salud y por supuesto a nuestra fertilidad.

Cómo influye tu mente en la fertilidad

Mente y Fertilidad. Cómo influye tu mente en la fertilidad

Las frases que nos decimos y las que repetimos en nuestra mente efectivamente nos afectan. Múltiples son las frases negativas que escuchan muchas mujeres con dificultades para quedarse embarazadas en la consulta médica, ¿te suena “tus óvulos son viejos”, “tú nunca te vas a quedar embarazada” o “tu útero es feo”? Estas frases resuenan en la cabeza repiqueteando una y otra vez, debilitan las esperanzas de lograr el embarazo, aumentan la sensación de impotencia y la pareja empieza a desesperarse.

Si a esto le añadimos la presión que ejerce la sociedad…”¿para cuándo un bebé?”, “se te va a pasar el arroz” o “¿y tú no piensas tener hijos?”… Aparecen la ansiedad y la frustración, cada intento se vive como un fracaso y cada vez que la regla hace su aparición es un duelo. Todo ello va en perjuicio de la fertilidad.

En algunos casos cuanto más es el deseo de lograr el embarazo, más se demora ¿Y porque nos pasa esto? La mente y el cuerpo están siempre interactuando entre sí, se influyen mutuamente. Al aparecer a nivel emocional la ansiedad, el estrés y la frustración el cuerpo se resiente y esto juega en contra de nuestra fertilidad. Los médicos recomiendan centrarse en disminuir el nivel de estrés antes de empezar un nuevo tratamiento. Podríamos decir que el estrés es un anticonceptivo natural. Por ello, en las terapias integrales apostamos por la relajación, fomentamos la conexión con tu propia fertilidad. Es fundamental desacelerar, permitirte soltar determinados espacios y dedicar más tiempo a otros. Esto hará que tu sistema parasimpático se relaje.

Se produce un diálogo constante entre la mente, el cuerpo y las emociones. Cuando observamos que hay un bloqueo en el cuerpo podemos deducir que existe un bloqueo más interno que se está expresando externamente, del que puedes o no ser consciente.

Las terapias integrales que incorporan respiraciones, yoga y dinámicas grupales pueden ayudarte a que te veas a ti misma desde un lugar más sano. Reencontrarse con una misma también puede aumentar tu fertilidad.

A nivel psicológico, las frases negativas generan una fuerte presión mental que hacen que se cierre más el cuerpo. Afectan incluso a la pareja, que puede llegar a ver las relaciones sexuales como un puro trámite en lugar de un encuentro con su pareja donde conectar. Suele ocurrir que la mujer está pendiente del momento de la ovulación y se angustian cada vez que les viene la regla. Este problema se ve intensificado en aquellas mujeres que trabajan muchas horas y no disponen de tiempo para sí mismas. El sistema nervioso interpreta que no existe tiempo ni espacio para un bebé y el cuerpo muestra este bloqueo dejando de producir óvulos o no generando el entorno adecuado en el útero para que pueda albergar al feto durante todo el embarazo sin que se produzca un aborto.

En una terapia integral que complemente los tratamientos de reproducción asistida es esencial que comprendas cómo funcionan tus ciclos menstruales y que tengas claro para que quieres ser madre. Intenta conectar contigo misma y pregúntate por qué quieres tener una hija o un hijo, sincérate y asegúrate que no sea para salvar un problema de pareja o por una presión social.

Cómo influir en tu mente

Necesitamos que tu cuerpo y tu mente estén lo más sanos posibles. Para ello, en primer lugar empieza por revalorizar tu ciclo menstrual. Te puede ayudar leer Nuestro Ciclo Menstrual: fases del ciclo.

Dedícate a conocerte a ti misma, a tu cuerpo y tu sexualidad. Intenta disfrutar y confiar en tu cuerpo y en las funciones que realiza y con las que has sido dotada.

No olvides dedicar un tiempo a realizar ejercicio , tu cuerpo necesita movimiento. Existen multitud de actividades aeróbicas divertidas, aunque simplemente andar te ayudará mucho. Debes ser constante en esta tarea y dedicarle al menos 30 minutos todos los días. Si aprovechas esta rutina para salir a un espacio abierto para que te pueda dar el Sol y respires aire puro será mucho mejor.

Las respiraciones profundas ayudan a tranquilizar el cuerpo y la mente, intenta meditar o realizar visualizaciones a diario. El yoga también te puede ayudar. Con esto conseguirás relajar la mente y reducir el estrés y la ansiedad.

Por supuesto, tu dieta debe ser equilibrada, incluir muchas verduras ecológicas y eliminar los alimentos procesados para que te aporte las vitaminas y minerales que  tu cuerpo necesita y evites otras sustancias dañinas como los disruptores endocrinos. Esto ayudará a regular tu nivel de glucosa en sangre, a que tu sistema hormonal funcione de manera óptima y, en definitiva, a mejorar tu fertilidad. Encontrarás más información en La Dieta de la Fertilidad.

Mejora tu calidad de vida, empieza a dejar aquellos espacios que no te aportan y te sobrecargan y crea espacios nuevos que sumen a tu bienestar, como momentos de relajación en el día y espacios en los que te relaciones con tu pareja. Un terapeuta puede apoyarte o guiarte en esta tarea, no dudes en buscas esta ayuda si la situación te sobrepasa.

Te puede interesar leer:

Ejercicio de Intuición (O ejercicio de Amor…): Déjate llevar” 

Ejercicio para sanar tu Naturaleza Femenina (Tan importante para ser madre…)

Aceptación, la clave para el embarazo: Testimonio

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 3,00 de máximo 5)
Cargando…

Deje un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies